viernes, 29 de agosto de 2008

Inocente Inconciente

De las ramas mas oxidadas de la mentira
se desprenden aromas
se desprenden tus ropas
van cayendo descalzas de culpa
sintiendo la vida mas viva que nunca

En remolinos y ruedos se mueven
dentro mío las redes de la lujuria
no quiero pegarme a esa telaraña
que me seduce con su seda escarlata

Pero ya estoy adentro y exalo con fuerza
y empujo mi alma adentro de su cuerpo
y raspan mis ganas de romperte los huesos
y comerme tus penas bañadas en sexo.

Y al darte la espalda mientras durmiendo
anotas en mi espalda los acordes
de lo que hemos aprendido en un nuevo encuentro
fogozo, fugaz, delicioso y productivo.

1 comentario:

Vero.- dijo...

No sé porque me emocioné.
No sé.