sábado, 21 de abril de 2012

Espacio recuperado por la memoria

Hola espanto abierto en mí. Te saludo para despedirte con mi adiós mas positivo.
Es un error haber herido al único consciente en esta relación: Mi corazón.
Me lastimé, te pido disculpas, por tanta turbulencia, por cruzar siempre en rojo, por teñirte a mi antojo, porque ya vuelve, porque ya vino, porque ya se fué y porque el destino no quiere cruzarte con un palpitar mas sano y estable, porque somos estigmas del tiempo y del karma constante y porque sufrimos por la maldición de ser verdaderos aún al paso del tiempo y porque si reímos es porque lloramos por dentro.
Chau abismo temporal, el mismo espacio que te di me lo reservo para mí.

3 comentarios:

Yanna dijo...

Es un gusto leer tanta claridad, genial Sebus, me alegra esa despedida.

Juan Ojeda dijo...

Despedida la brecha de tiempo el espanto tiene un gesto de consciencia que nos pone de pie (o algo así).

Ser verdaderos aún al paso del tiempo; es un precio que pago con gusto,,, la procesión siempre va por dentro.

Conmovedora transparencia.
Un abrazo desde el sur.
Por aquí me quedo.

Sebastián dijo...

El frío que me tira buenos aires parece venir del sur, pero sus palabras son cálidas Ojeda, gracias por el tiempo.
Hay que mantenerse firmes, el tiempo solo es testigo de nuestra verdad, de nuestro existir, nosotros? protagonistas.