domingo, 12 de diciembre de 2010

Slurp!

Si vos sos mi sueño terminaré asfixiándome con mi almohada.
Basta de taparte la cara con otras caras.
No soporto las máscaras, ni los payasos, ni los espejos.
Ni la cáscara que sale de tus labios secos muertos.
Sos un mosquito que vuelve cuando necesita sangre
y deja larvas para seguir vinculado.
Vinchuca.
Tus manos son catapultas que lanzan piedras y se esconden bajo tierra, como un avestruz.
Y esta almohada es muy finita. Encima!

1 comentario:

Yanna dijo...

Jajajaja me encanta, Sebas! muy bueno.