lunes, 31 de mayo de 2010

Enfrentar la verdad

La cura te está matando
el remedio se volvió infiel
a esos ojos que encuentras perdidos
y se ocultan bajo tu piel

Las penas no se curan con penas
ni el amor con dolor
no se tapan errores con tierra
ni mentiras con perdón

Mi impotencia escribe estas líneas
mi orgullo las quiere tragar
mis manos ocultan los ojos
que se han cansado de mirar

Mis pies echaron raíces
mis alas se dejaron secar
palabras, solo guardo palabras
que tus labios hicieron borrar

La memoria respira mi aire
es la que sufre cuando no me ves
es la que bloquea toda emoción
cuando hay que volar y no correr.

6 comentarios:

flow dijo...

=D

Luciano dijo...

Me encantó. Me encanta lo que escribis, pero este ultimo me afecto bastante. Te dejo un abrazo.

Sebastián dijo...

Muchas gracias por pasarse!
Gracias Luciano por las palabras ;)

gabi dijo...

por esas cosas de la vida entre. lei, y este me llego de una manera especiall, saludos saqito.

sol ..* dijo...

Qué tal desconocido, lo felicito por este texto.
Gracias.

Flowers dijo...

El segundo párrafo me pega. Me pega porque el "perdón" suena tan bien, es tan lindo, tan reconfortante se supone, pero pareciera que sonara sólo en un plano de ensueño, medio idílico. Digo o escucho o -en este caso- leo la palabra "perdón" y siento como una elevación, no puedo hacer otra cosa que relacionarlo con el cielo, con lo divino. Ahora, pienso en la vida, que presupone carne, pienso en lo terreno, y es como recibir un golpe. Las mentiras son mentiras y poco vale pedir disculpas después de ellas. Quiero decir, no soy en lo cotidiano un ser intransigente, muy por el contrario, pero cabe preguntarse si las cosas se reconstruyen tan rápido como se destruyen.